‘El Barrio de Colores’ llena las calles de Valencia de arte y cultura con #albarrio

Una casita verde donde viven cuatro niños y sus abuelos. Una amarilla en la que encontramos a dos mamás con sus hijas. O un edificio alto y blanco lleno de nacionalidades. Este conjunto de casitas tan especial es el que han creado Mar Hontangas y Lucía Morales en El Barrio de Colores, un cuento para normalizar y visibilizar las familias diversas al mismo tiempo que se crea espacio para la reflexión junto a los más pequeños.

Se trata de un poemario infantil que trabaja los valores de los más pequeños, haciendo especial hincapié en el respeto y el amor hacia lo propio y lo ajeno. A través de los edificios en los que viven los protagonistas de este cuento conocemos muchas realidades diferentes y aprendemos que lo normal es ser diferente. Está dirigido a niños y niñas a partir de 3 años, pero sirve para que todos, tanto los más pequeños como los más mayores, reflexionen sobre temas que no siempre salen a la superficie.

Estas casitas de colores están llenando los escaparates de Valencia y revolucionando un poco sus calles. Las creadoras han iniciado el movimiento #albarrio para hacer que el mensaje del libro llegue lo más lejos posible. Éste consiste en pintar los escaparates de las librerías de la ciudad con su particular barrio lleno de pluralidad y trasladar el debate en torno a la diversidad a estos locales. Comenzó con La Primera, en el barrio del Carmen, y ya se han sumado las librerías Gaia, Imperio y L’Eliana.

El movimiento también es un modo de aportar un granito de arena en estos tiempos tan difíciles y apoyar el pequeño negocio. Por este motivo, la acción quiere fomentar la venta de libros en librerías locales. Es otro modo de hacer un llamamiento a la diversidad y apoyar la cultura más cercana.

Mar Hontangas y Lucía Morales, escritora e ilustradora de ‘El barrio de colores’, un libro sobre la diversidad y lo diferente

¿Cómo empieza esta historia solidaria?

Esta historia empieza en un restaurante, donde Mar cenaba con una persona especial que le hizo sacar todo lo que quería contar. Así nació un cuento que es mucho más que eso. El Barrio de Colores nace con gran ambición y muchas ganas de cambiar el mundo, de ahí movimientos como #albarrio o #alcole, que se explica en el siguiente apartado.

Con el borrador ya terminado, entró Lucía en el proyecto. Gracias a una amiga en común, escritora e ilustradora se pusieron en contacto y sacaron a la luz este proyecto tan especial. Unas semanas antes de la llamada de Mar, Lucía había compartido sus acuarelas en Instagram y su trabajo llegó más lejos de lo que jamás hubiese pensado. De repente, iba a ilustrar un libro infantil. Juntas barajaron diferentes editoriales hasta que dieron con la que mejor se adaptaba a su propuesta.

Y así llegamos nosotros al proyecto. Vinatea encaja a la perfección en el plan, ya que el 100% de lo recaudado con las ventas está destinado a los proyectos que ayuda a financiar la editorial, destinados a ayudar a niños y niñas de todo el mundo. La editorial contribuye a redondear el proyecto de Mar y Lucía.

Un proyecto educativo mayor

El Barrio de Colores forma parte de un proyecto educativo mucho mayor que se apoya en las nuevas tecnologías, algo que está a la orden del día. El proyecto quiere crear una fuente de recursos, información y medios a través de las redes sociales para que los padres, madres y tutores puedan exprimir al máximo el cuento. Entre otras cosas, El Barrio de Colores da la posibilidad de descargar un cuaderno de actividades para que los pequeños pinten, escriban y reflexionen, tengan la edad que tengan, puesto que se adapta a diferentes rangos y capacidades.

Al igual que se crea #albarrio, las autoras han creado #alcole, una iniciativa destinada a los colegios. Quieren trabajar junto con los centros educativos para fomentar los valores que propone el libro y conseguir que los profesores compartan herramientas e ideas para inspirar a otros.

En definitiva, El Barrio de Colores es mucho más que un libro infantil. Es un modo de compartir valores, reflexionar junto a los pequeños, apoyar el pequeño negocio, financiar proyectos que ayudan a niños y niñas de todo el mundo y aprender. Sobre todo aprender. Mar y Lucía están listas para revolucionar el mundo a través de su barrio particular y algo nos dice que no va a ser la primera vez que escuchemos hablar de ellas.

Deja un comentario

Loading...